Barcelona, 20 junio 1989,

 

TEXTO DE LA EXPOSICIÓN INDIVIDUAL 

ESTRUCTURA RADICULAR 

En Botánica, se denomina sistema radicular o sistema radical al conjunto de raíces de una misma planta

 

Como si de una investigación botánica se tratara, trazo las sinuosas formas como representación semifigurativa de un sistema de raíces. Ampliadas, o fragmentadas, la obra está lejos de una representación estrictamente figurativa y se deja llevar por la gestualidad, el expresionismo y el lenguaje del abstracto. 

La nobleza del material en crudo, tejidos sin imprimación, linos, algodones o textiles encontrados en anticuarios, chocan con la dureza del negro, un negro intenso, reconocido como el pigmento más negro del mercado, absorbiendo hasta un 97% de la luz, resultando en una forma honesta, al desnudo, como único mensaje sin distracción de la línea. 

 

Cada obra es un fragmento de un único sistema de raíces, de un único árbol metafórico en representación de la humanidad misma. Así, todas las obras, expuestas en esta muestra o no, están conectadas entre sí, apostando por un concepto de unión, una globalización bien entendida en sintonía con la empatía y el respeto como una misma raza. Formamos un mismo pueblo con un destino común. La integración de las economías y de las culturas, la creciente comunicación e interdependencia de cada rincón del planeta es parte de nuestra realidad desde hace años. Pero este carácter global del crecimiento debe enfocarse desde una mirada hacia la unión sin apagar el brillo que cada cultura arrastra tras de sí. No se trata de una homogénea fusión de pueblos, sino de un respaldo partiendo de un consciente núcleo en común como humanidad. La globalización es un proceso dinámico producido por la sociedad que nos ha traído la revolución informática, y con ella, la libertad de conocimientos, de comunicación, una apertura al mundo en el que internet tiene todo que ver. 

 

“En contra del reino del individualismo, hablo de ser una comunidad, una sociedad, hablo de denunciar la pasividad que desde un lado de la raíz, de la humanidad, tenemos a menudo por el otro extremo, la responsabilidad de permanecer a un único pueblo. “

 

 

El proceso de creación es sin duda una acción intuitiva y orgánica, curvas y formas que muestran un minimalismo muy relacionado con la belleza de la naturaleza en su sublime sencillez. Una ejecución nada impulsiva abogando por la lentitud del trazo y por la continuidad de los sinuosos trazos.

 

El montaje de la exposición pretende introducir al espectador en un espacio, en el interior del subsuelo. Envuelven la sala las ramificaciones, potenciando este sentimiento inversivo la escultura central de la muestra, una imponente pieza de 2,30m sin más pretensión que enfatizar la envoltura y expresión tridimensional de la manifestación vegetal. 

 

“Raíces como símbolo del ancla a la tierra, al sentido de permanencia y de búsqueda del bien común.”

Captura de pantalla 2021-11-02 a las 13.18.07.png